viernes, 25 de enero de 2013

EN LA ACTUALIDAD

El conflicto es muy amplio, y el término también es utilizado en referencia a las fases anteriores del mismo , entre judíos y sionistas del Yishuv (Isrraelitas) y la población árabe que vivía en Palestina bajo el Imperio otomano y el Mandato británico. Forma ademas parte del conflicto árabe-israelí.

Las claves de las cuestiones pendientes de este conflicto son: el reconocimiento mutuo, el establecimiento de fronteras seguras, los derechos de agua, el terrorismo palestino, el control de Jerusalén, los asentamientos israelíes, la libertad de movimiento palestino y la legalidad en materia de refugiados. La violencia resultante del conflicto ha llevado a diversas posturas internacionales del conflicto, así como la seguridad y otros problemas de derechos humanos, dentro y entre ellos mismos.

Muchos intentos se han hecho para negociar una solución de dos estados, lo que implica la creación de un Estado palestino independiente al lado de un estado judío independiente o junto al Estado de Israel.

Tan recientemente como el año 2007, una mayoría de israelíes y palestinos, de acuerdo a una serie de encuestas, prefieren la solución de tener dos Estados a través de cualquier otra solución como medio de resolver el conflicto.

Por otra parte, una considerable mayoría de la población judía considera que los palestinos exigen la creación de un Estado independiente como justo, y cree que Israel puede aceptar el establecimiento de tal estado. La mayoría de los palestinos y los israelíes ven en Cisjordania y la Franja de Gaza como el lugar ideal del hipotético Estado palestino en una solución de dos Estados. Sin embargo, hay áreas importantes de desacuerdo sobre la forma de un acuerdo final y también en cuanto al nivel de credibilidad que cada lado aprecia en el otro en la defensa de los compromisos básicos.

Un sello distintivo del conflicto ha sido el nivel de violencia que fue testigo de casi toda su duración. Los enfrentamientos se han llevado a cabo por los ejércitos regulares, grupos paramilitares, células terroristas y personas. Las luchas no se han limitado a extrictamente a nivel militar, con un gran número de víctimas mortales en la población civil de ambas partes.

Hay importantes actores internacionales involucrados en el conflicto. Las dos partes que participan en la negociación directa son el gobierno de Israel, actualmente liderado por Benjamin Netanyahu, y la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), actualmente presidida por Mahmud Abbas. Las negociaciones oficiales están mediados por un contingente internacional conocido como el Cuarteto sobre Oriente Medio, representada por un enviado especial de los Estados Unidos, Rusia, la Unión Europea, y el de las Naciones Unidas. La Liga Árabe es otro actor importante, que ha propuesto un plan de paz alternativo. Egipto, miembro fundador de la Liga Árabe, ha sido históricamente un participante clave.

Desde 2003, la parte palestina ha sido fracturada por el conflicto entre las dos facciones principales: Al Fatah, el partido tradicionalmente dominante, y su posterior rival electoral, Hamás. A raíz de la toma del poder de Hamás en la Franja de Gaza en junio de 2007 , el territorio controlado por la Autoridad Nacional Palestina (el gobierno interino palestino) se divide entre Al Fatah en Cisjordania, y Hamás en la Franja de Gaza. La división del gobierno entre las partes ha resultado eficaz en el colapso del gobierno bipartito de la Autoridad Nacional Palestina (ANP).

Una ronda de negociaciones de paz se inició en Annapolis, Maryland, Estados Unidos, en noviembre de 2007. Estas charlas fueron dirigidas a tener una solución definitiva a finales del 2008. Las negociaciones directas entre el gobierno israelí y el liderazgo palestino se inició en septiembre de 2010 dirigidas a alcanzar un acuerdo sobre el estatuto final oficial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada